Les drogues al pati de l’escola

•11 gener 2010 • Feu un comentari

El consumo de drogas crece de forma alarmante en nuestros jóvenes. Y algo aún más peligroso si cabe es la facilidad con que se puede acceder a cualquier sustancia de forma rápida y directa, prácticamente en cualquier lugar, como por ejemplo un colegio o instituto.

El fracaso escolar está muy relacionado con este tipo de problemas sociales que hacen de los centros escolares, lugares de compra y venta de drogas, inseguros, donde el bocadillo se ha sustituido por el porro o la cocaína.

Los datos nos pueden dejar fríos, la media de edad para el comienzo de la drogadicción está fijada en España en los 15 años, una edad difícil y en la que puede decidirse el éxito o el fracaso escolar.

Este número no es obviado por los traficantes y vendedores que han salido de sus madrigueras y se han trasladado a las puertas de los centros docentes donde puede hacer sus operaciones de forma rápida y directa.

No es el argumento de una película americana estilo “Mentes peligrosas” es la realidad cotidiana de algunos centros educativos, que diariamente observan conductas ilegales y comportamientos que dirigen más alumnos al fracaso escolar de forma irrevocable.

La mayoría de los traficantes son también menores, en su mayoría con problemas de integración social, que montan su negocio en la puerta del instituto, sin que nadie haga nadie por solucionarlo.

Aunque los cuerpos del estado empiezan a poner interés en este tema, falta mucho aún para que podamos decir que está en efecto erradicado, y podamos afirmar que las escuelas y los institutos son lugares completamente seguros.

PDF de la revista Magisterio

•7 gener 2010 • Feu un comentari

El fracaso escolar se extiende por el nordeste de España

Enquesta

•7 gener 2010 • Feu un comentari

ANTONIO M. YAGÜE – El periódico 6/3/07

•7 gener 2010 • Feu un comentari

Els experts vinculen el fracàs escolar i el consum de drogues

  1. • Molts dels alumnes que no acaben l’ESO prenen coca o cànnabis, segons els especialistes
  2. • Diputats i senadors volen una llei que penalitzi la possessió d’aquestes substàncies als col.legis

L’elevat consum de cànnabis, cocaïna i drogues de disseny entre els adolescents té un pes decisiu en el fracàs escolar i explica que el 30% no acabi amb èxit l’ESO, davant una mitjana europea del 17%. Així ho denuncien 13 dels experts que han participat en la comissió parlamentària per estudiar el fenomen. Diputats i senadors demanaran al Govern en les seves conclusions una norma que impedeixi la “tinença als col.legis d’un bri de cànnabis, una partícula de cocaïna o una pastilla”, segons va avançar la promotora de la ponència i senadora de CiU, Rosa Núria Aleixandre.
“Els col.legis, els docents, els plans d’estudi i les inversions són molt similars a tots els països. Els estudis apunten que les drogues són culpables de gairebé la meitat d’aquest elevat fracàs a Espanya”, va subratllar ahir Aleixandre, que actualment coordina la redacció de les conclusions finals amb l’objectiu que l’informe estigui a punt abans del mes d’abril.

CERVELLS IMMADURS
Els especialistes que han passat l’últim any per la comissió mixta Congrés-Senat han fet èmfasi en els danys del cànnabis, la droga més consumida i amb més baixa percepció del risc, i en la cocaïna, que ja ha atrapat –segons dades oficials– 160.000 menors.
“L’alt consum de cànnabis entre els joves de 14 a 18 anys un 25%, segons l’enquesta escolar Estudes de l’any 2004 no ofereix dubtes de per què Espanya és un país amb un fra- càs escolar tan alt”, va subratllar contundent Marta Torrents, cap de la Unitat de Toxicomanies de l’Hospital del Mar de Barcelona. I va avisar: “El cànnabis, que és la droga més consumida, pot causar l’aparició de psicosi, que és la malaltia psiquiàtrica més greu i invalidant que hi ha, sobretot quan afecta cervells immadurs, molt més sensibles a l’aparició d’efectes secundaris”.

TRASTORNS DE MEMÒRIA
El fisioneuròleg de la Universitat Pompeu Fabra Rafael Maldonado va advertir que els porros produeixen trastorns de memòria, sensació de volar i falta de contacte amb la realitat. A més a més, les substàncies nocives que conté el cànnabis s’acumulen en adipòcits (cèl.lules que emmagatzemen els lípids) durant setmanes, segons el professor de toxicologia de la Universitat de Barcelona Miguel Rodamilans.
Julio Bobes, catedràtic de psiquiatria de la Universitat d’Oviedo, va ressaltar que un ús mínim de cànnabis i altres drogues en l’adolescència, a més de rebaixar el rendiment acadèmic, està afavorint l’aparició de malalties psiquiàtriques en els joves que tenen vulnerabilitat genètica. Bobes va recomanar allunyar-se totalment de qualsevol droga a joves amb antecedents familiars de psicosi, paranoies o depressions. L’experta valenciana i membre de la comissió clínica del Pla Nacional sobre Drogues, Amparo Sánchez, va sub-
ratllar que el 40% dels fumadors de cànnabis poden acabar fent el salt a la cocaïna.
L’elevada permissivitat per part de la societat va ser un altre dels tocs d’atenció. Amaia Hervás, psiquiatra de la Clínica Universitària Dexeus, va relatar als parlamentaris: “Fins i tot dins dels centres escolars es trafica amb cànnabis d’una manera o altra. Al voltant del 80% dels alumnes se’l passen els uns als altres; el 70% el compra a amics, però un 20% ja es posa en contacte amb traficants. Hi ha pares que diuen que els seus fills tenen plantes a casa i que tenen por de no deixar-los-ho fer”.

ZONES LLIURES
Els parlamentaris consideren en les seves conclusions que els menors no solament no han de consumir drogues, sinó tampoc portar-les a sobre. “I menys als col.legis. Aquests centres han de ser zones lliures de drogues, inclòs l’alcohol. Pensem demanar al Govern que faci la llei o els decrets necessaris perquè si n’apareix la mínima quantitat en aquests àmbits sigui confiscada”, va anunciar Aleixandre. “El consum només està permès a majors d’edat. Per tant, no hi ha cap excusa perquè ningú porti un gram de cànnabis o de coca”, va argumentar la senadora de CiU.

Norián Muñoz – Diari de Tarragona 31/03/09

•7 gener 2010 • Feu un comentari


Uno de cada tres jóvenes no acaba la enseñanza obligatoria

La demarcación obtiene peores resultados que el resto de provincias catalanas y que el promedio de España

Según los datos estadísticos del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte y del Instituto Nacional de Estadística,  el 34,4% del total de los alumnos tarraconenses no acaba la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) a su edad. Es lo que los técnicos llaman fracaso escolar, y el cálculo lo acaba de hacer la revista especializada Magisterio, en base a las estadísticas más recientes disponibles, las de 2006.

Estas cifras sitúan a Tarragona en el lugar número 16 de las provincias con peores cifras de fracaso escolar. La lista la encabezan Ceuta, con un fracaso del 52%, Alicante (44%), Almería, (39,4%) y Castellón (38,8%).  Por contra, los mejores resultados se dan en Guipúzcoa, con un fracaso del 11,9%,  Asturias (16,5%), Soria (16,7%) y Salamanca (17,9%). La media española es del (30,8%)

Además Tarragona es la provincia catalana con peores resultados. En Girona el fracaso es del (28,5%), en Lleida (28%) y  en Barcelona (27,5%).

Debajo de la media europea

Pero destaca el estudio que ninguna de las 52 provincias españolas ha logrado reducir su tasa de fracaso escolar por debajo del 10% de los alumnos, como recomienda la UE. De hecho el promedio del fracaso en España estaría en el 30,8% según el informe.

Otra constante que se da en prácticamente todo el estado son las diferencias de género, las mujeres fracasan mucho menos. En el caso de Tarragona el fracaso llega al 40,2% en el caso de ellos  y al 28,4% en el caso de ellos, los que implica una diferencia de 11,8%. La diferencia media en España es de 14 puntos y el caso más extremo se da en la provincia de Cáceres, donde la diferencia entre sexos es de 22,8 puntos.  La única donde las jóvenes fracasan más es en Ceuta, donde tienen una tasa de fracaso del 52,1% frente al 51,8% de ellos.

El Ministerio de Educación salió al paso del estudio indicando   que la interpretación de ‘Magisterio’ es una «manipulación de datos».

Múltiples causas

José Manuel Lacasa, autor del estudio, explica que el primer factor  a tener en cuenta, que no el único, es el hecho de que entres 2002 y el 2006 en número de graduados de ESO pasó de 4.534 a 4.400, aunque hay que tener en cuenta la importante la incorporación de alumnos inmigrantes en estos años «aunque hay que recordar que antes de la llegada de inmigrantes de los últimos años en Tarragona ya había un 29% de fracaso.

La opinión de Lacasa es que el origen de este descalabro es el sistema y la gestión que se hace de él. Entre los múltiples factores que señala está el salto abrupto que se da de la primaria a la ESO. «Si en primaria repiten curso un 9 de los alumnos, en primero de ESO repiten el 30%». Señala que la mayoría llegan ya con un pronóstico de fracaso debido al bajo nivel de la primaria.

Editorial – El Periódico de Catalunya 06/03/07

•7 gener 2010 • Feu un comentari

Aules amb drogues

El consum de drogues entre els menors té una profunditat i uns efectes superiors als que s’intuïen, fins al punt que està directament relacionat amb les espectaculars xifres de fracàs escolar que es registren a Espanya –el 30% dels adolescents no acaben l’ESO–, 13 punts per sobre de la mitjana europea. La repercussió del consum de cànnabis, cocaïna i drogues de disseny entre els menors és de tal entitat que els 34 experts que han desfilat pel Senat durant l’últim any asseguren que la narcodependència és responsable de la meitat de l’elevadíssima taxa de l’esmentat fracàs.

Es tracta d’un fenomen tan preocupant a curt com a llarg termini perquè hipoteca el futur d’un segment important dels nostres joves -160.000 menors de 18 anys estan atrapats en la coca- i malbarata els recursos que l’Estat destina al sistema educatiu. Sense comptar l’augment de les bosses de marginació associades a la drogodependència.

El propòsit de la comissió parlamentària d’exigir al Govern l’aplicació de mesures radicals per tallar d’arrel la distribució de droga a les aules, per evitar que hi entri “un bri de cànnabis, una partícula de cocaïna o una pastilla”, és l’única alternativa possible, però potser serà insuficient per canviar la tendència. El compromís dels pares en el seguiment dels estudis dels seus fills, dels ensenyants per controlar l’actitud dels seus alumnes i de les forces de seguretat per neutralitzar les xarxes de distribució han de completar la tasca. La multiplicació de testimonis no deixa marge per a la tolerància: les aules han de ser llocs lliures de drogues o, per contra, la societat n’haurà de pagar un altíssim preu.

Dánel Arzamendi – Diari de Tarragona 06/04/09

•7 gener 2010 • Feu un comentari

Fracaso escolar

Esta semana se ha dado a conocer un estudio de la revista Magisterio, cuyas conclusiones deberían hacer reflexionar a los políticos responsables del futuro educativo de nuestros hijos. El porcentaje de estudiantes españoles que abandonan la enseñanza obligatoria, uno de cada tres, triplica la tasa recomendada por la UE. La situación resulta especialmente alarmante en las comarcas de Tarragona, con una proporción de fracaso escolar superior a la media española, lo que nos coloca en el puesto más lamentable de Catalunya.

La reacción política ante este tipo de informaciones suele definir, de un modo sumamente certero, el tipo de dirigente ante el cual nos encontramos. Algunos demuestran una notable rigurosidad al preocuparse sinceramente por los graves problemas que esta situación puede provocar a medio plazo, mientras que otros se limitan a buscar un parche para evitar que semejantes datos puedan perjudicarles en la próxima campaña electoral. Un claro ejemplo de esta segunda postura lo encontramos en la iniciativa gubernamental que consiguió rebajar la cifra de repetidores, permitiendo pasar de curso con un mayor número de suspensos: fantástico. A eso lo llamo yo tirar por la calle de en medio… Así, no debería extrañarnos que cada vez sea más habitual tropezarse con un adolescente con menos vocabulario que un pitufo, y que casi necesita calculadora para seguir el tanteo de un partido de básquet. Porque la estrategia de rebajar la exigencia escolar para maquillar unas estadísticas paupérrimas explica casos como el de un joven FP-II administrativo, al que conocí hace unos años, cuyo trato me abrió los ojos sobre esta cuestión: se jactaba de no leer jamás un periódico ni ver un telediario, situaba geográficamente Irak en el continente europeo, desconocía por completo quién era Ibarretxe y, como curiosidad, afirmaba que el conde Drácula era originario de una región inglesa llamada Pensilvania. No es broma, palabra de honor.

Probablemente sean muchos los aspectos del actual sistema educativo que deberían ser retocados, aunque debemos poner el acento en una premisa que, en mi opinión, resulta determinante para reconducir la situación: la clase política debe asumir que el diseño educativo no puede ser patrimonio exclusivo del partido que gana las elecciones. Aunque pueda sonar un tanto utópico, algunos de nuestros vecinos han implantado modelos de enseñanza con décadas de vigencia, que se actualizan cuando la experiencia demuestra su perfectibilidad, pero que son respetados en su esencia por todos los partidos. Por el contrario, en España estamos acostumbrados a que una de las primeras medidas de todo gobierno entrante consista en echar por tierra toda la legislación docente de su antecesor, para implantar un nuevo sistema que rompe abruptamente con el modelo anterior. Un ejemplo paradigmático del afán patrimonialista del ámbito educativo es la polémica asignatura de educación para la ciudadanía. En principio, todos deberíamos estar de acuerdo con la implantación de unas clases para el fomento de los valores democráticos básicos que todos compartimos. El problema se suscitó tras comprobarse que el planteamiento gubernamental no asumía la pluralidad ideológica de los ciudadanos, transformando esa loable asignatura cívica en un posible instrumento adoctrinador en beneficio de las tesis del mandatario de turno.

El único remedio que, desde mi punto de vista, puede domesticar al pequeño tirano en que acaba convirtiéndose todo responsable educativo, pasa por implantar mayorías reforzadas para la aprobación de legislación en la materia. Así, si fuese necesario el voto afirmativo de dos tercios del parlamento para reformar el modelo de estudios, evitaríamos que el partidismo educativo invadiese las aulas, en perjuicio de la gran labor que miles de profesionales de la enseñanza intentan ejercer por el bien de nuestros hijos. Su futuro está en juego.